Buscar en este blog

lunes, 14 de septiembre de 2009

LA RECUPERACIÓN DE LOS OFICIOS

Andy Robinson en el suplemento de La VanguardiaDinero” del pasado domingo, nos habla de un libro de éxito en Estados Unidos escrito por Matthew Crawford en el que aboga por la recuperación de los oficios como estrategia clave para evitar el paro masivo debido a la deslocalización empresarial.

COMPRAR O REPARAR

Considera que los oficios son los trabajos que mejor se defienden en este mundo globalizado. Comprar un coche nuevo puede dar trabajo a una fábrica situada en otro país mientras que repararlo crea empleo en tu barrio. El autor da ejemplo ya que ha abandonado un trabajo de cuello blanco para montar un taller de reparación de motos.
Crawford nos explica que cada vez es más difícil entender el funcionamiento de los cacharros que compramos y su reparación por uno mismo, debido al esfuerzo de los fabricantes en acortar su vida útil para que compremos otro nuevo, sin intentar repararlo. Para el fabricante, la reparación es una venta perdida. Por el contrario, Crawford, defiende nuestra competencia en habilidades manuales para lograr cierta autosuficiencia. Para ello propone que se vuelvan a enseñar los oficios de siempre en las escuelas. Esta autonomía individual la considera muy superior a la falsa autonomía que nos ofrece nuestra capacidad de elegir lo que podemos comprar.

3 comentarios:

podi dijo...

Ocurrió que durante unos años reparar era la opción, no sólo más lógica, sinó también más económica.

Ocurrió, también, que poco a poco, aún siendo todavía la opción más lógica, se fue convirtiendo en la menos económica (¿subió el precio de los "reparadores" o bajó el de los "vendedores"?).

El caso es que "el sistema", o quien quiera que haya sido, nos ha ido conduciendo al comprar-usar-tirar como cosa fácil y, además, económica.

Lo lógico, no obstante, es reparar las cosas que no funcionan. Vamos, pienso yo (que como el resto, también se decantó por el comprar-usar-tirar).

podi-.

podi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
artesano dijo...

Muchas veces lo más barato a simple vista no es la opción correcta. Tenemos que considerar otros parámetros además del precio. Nuestra responsabilidad social también debe influir, especialmente en países con elevado nivel de renta.