Buscar en este blog

miércoles, 24 de octubre de 2007

El agua es hermosa


El agua es el principio de todas las cosas” (Tales de Mileto)

En la Tetería de la Calma tenemos pasión por el Agua. Pasión difícil de explicar, como cualquier emoción.
Somos agua-dependientes ya que sin ella no habría té y sin té no habría Tetería.
El agua ha inspirado a poetas, a músicos, ha envuelto el escarceo de los cuerpos desnudos enamorados bañándose en una poza solitaria, . . . ¡No hay mayor placer que un vaso de agua fresca en un caluroso día de verano!
Religiones como la cristiana la han considerado purificadora en rituales como el Bautismo.
En algunas filosofías es uno de los elementos primordiales del universo.
En la tradición oral de muchos lugares el agua está habitada por seres fantásticos que reciben diferentes nombres.

Tomar las aguas
El agua se presenta de formas diferentes: mares, ríos, lagos, fuentes, agua subterránea, agua medicinal, lluvia, rocío, etc. y todas ellas de gran utilidad como medio de transporte, de alimentación, para lavarnos, para nuestra agricultura, . . .
Las propiedades medicinales de algunas aguas, ya conocidas desde épocas remotas, han servido de alivio de múltiples dolencias. Afortunadamente, después del periodo oscuro que atravesaron la cultura y la ciencia española, no solo se han recuperado los Balnearios con todo su esplendor, sino que están surgiendo por doquier instalaciones acuáticas placenteras en hoteles y gimnasios, utilizando agua normal.

Más valiosa que el oro
Probablemente no haya en el planeta otra materia más valiosa que el agua. Sin ella desaparecería la Vida.
El agua es más que una simple molécula química. Por sus propiedades ya parece distinta a cualquier otra sustancia pero algunos científicos, como Masaru Emoto están descubriendo aspectos increíbles: el agua tiene memoria y es sensible a las influencias del entorno. En concreto, los cristales que forma una misma agua al helarse toman formas diferentes según las circunstancias. Si la sometemos a música clásica o tipo rock, varía de forma significativa la forma de los cristales. También son muy diferentes los que forman aguas de distintas procedencias.

Una nueva Cultura del Agua
La mayoría del agua es salada o está helada. El agua dulce, desgraciadamente está mal repartida, siendo mayoría los lugares deficitarios y además cada vez está más contaminada resultando cada vez más insuficiente frente al aumento de la demanda agrícola e industrial.
Históricamente ya ha habido guerras por el agua y parece probable que también las haya en el futuro.
En España, en general, somos unos privilegiados ya que hasta ahora disponemos en casa de agua potable y abundante y esto no ocurre en muchos países en que tienen que recorrer cada día largas distancias para llevarla acuestas a casa y no siempre suficientemente potable.
Recomiendo visitar la Web de la
Fundación Nueva Cultura del Agua inspirada por Pedro Arrojo, de la que destaco lo siguiente:
La Nueva Cultura del agua es un cambio de paradigma. Son necesarios cambios de políticas, institucionales, de tecnologías, de modelos de vida, pero en el fondo se necesita un cambio cultural.
Hasta ahora hemos vivido bajo una forma de entender la ciencia y la técnica bajo el paradigma de dominación de la naturaleza. Hoy un científico que hable de dominar la naturaleza es como alguien que diga que hay que dominar a la mujer, o que hay que pegarle.
Desgraciadamente sigue ocurriendo y ocurrirá un tiempo, pero ya no es políticamente correcto. En el tema del agua, se requiere cambiar los modelos de gestión de recursos a gestión ecosistémica, entender que los ríos no son canales de H2O sino ecosistemas vivos. Ese desafió ya esta plasmado en la ley europea que promueve pasar en 15 años de la gestión de recurso a la gestión ecosistémica y a partir de entonces actuarán los tribunales europeos. Es decir, tenemos 15 años para recuperar el buen estado ecológico de los ríos en Europa. Esto ya ocurrió en Estados Unidos y está pasando en Sudáfrica, en Australia y va a acabar sucediendo en todo el mundo. El objetivo de este cambio de enfoque no es tomar más agua o producir más a corto plazo, sino que es recuperar la salud del río
.

El precio del agua
Históricamente, el agua ha sido barata y eso a veces no es bueno porque no la hemos valorado como la electricidad o el teléfono, bastante más caros. Es necesario por impopular que sea, que el agua nos resulte más cara para que nos esforcemos en valorarla y ahorrarla. Se me ocurre que una buena solución sería facturar un mínimo barato y a partir de ahí que el precio fuera encareciéndose fuertemente.
Hasta ahora, los agricultores han pagado casi nada por el agua comparado con el agua de beber. También muchos municipios ofrecen el agua casi gratis.
El precio del agua debería ser único, con independencia del uso y del lugar, como ocurre con el precio de la electricidad o del gas.
Cualquier industria, cultivo agrícola o urbanización debería precisar de un estudió de disponibilidad de agua y caso de que no haya suministro suficiente, no permitirlo.

¿El agua? En jarra, ¡naturalmente!
En algunas ciudades, el agua del grifo tiene un elevado contenido de cloro que produce cierto rechazo a beberla, lo que ha provocado un altísimo consumo de agua embotellada que implica deterioro medioambiental si consideramos el consumo de energía para el embotellado, transporte, fabricación del envase, las emisiones tóxicas del transporte, etc.
Una estadística de la organización ecologista Earth Policy Institute sobre el consumo de agua embotellada de los americanos: para fabricar las botellas de plástico para el agua que beben cada año, se precisan un millón y medio de barriles de petróleo.
Beber el agua del grifo, salvo casos graves, sale a cuenta, ecológica y económicamente. Siempre podemos dejarla un tiempo en una jarra para que el cloro se evapore o utilizar filtros.
Por solidaridad y por visión de futuro, ¡no podemos desperdiciarla!

Cuando paso las vacaciones en la Alta Montaña disfruto increíblemente bebiendo esa agua siempre fría y estupenda de las Fuentes. A pesar de que mi garganta, enseguida que le doy agua fría de la nevera se queja, nunca me ha ocurrido con esa agua de frescor natural. Pero quiero mencionar un hecho paradójico: en estos lugares, los restaurantes te ofrecen agua embotellada.
Una iniciativa interesante, la del Ayuntamiento de San Sebastián que ha regalado jarras de agua a los restaurantes para que dejen de ofrecer agua embotellada.
Frente a la costumbre moderna en las empresas, de contratar el suministro de grandes garrafas de agua embotellada, hay la opción, bastante más económica, de utilizar una Fuente Canaletas.

Ofrecer agua, signo de hospitalidad
Antiguamente, ofrecer agua al visitante, era un signo de hospitalidad obligada. En España esta costumbre casi ha desaparecido. Los pocos Cafés antiguos que aun nos quedan la ofrecen con el café.
Un recuerdo estupendo entre los muchos que tengo de Grecia es que cuando te sientas en un Bar, te sirven un enorme vaso de agua, antes de pedir nada.

“Cuando bebas agua, acuérdate de la fuente” (Proverbio Chino)

2 comentarios:

Rafael dijo...

Muy interesante. Se espera ahora que complementes esto con los tres otros elementos, aire,tierra y fuego. El equilibrio entre los cuatro es la garantía de la armonía. Si el predominio fuera el agua, nos quedaríamos en la mística, desligados de la percepción de la realidad. Sentimientos (agua) sí, pero también percepción (tierra), intuición (fuego) y pensamientos (aire).
Quedamos a la espera.

artesano dijo...

Me parece muy adecuada la sugerencia: un buen té precisa de los 4 elementos. La tierra y el aire para que la planta crezca y el fuego para calentar el agua.
Ya llegarán.